Primeros Pasos con el Telescopio

¿Has adquirido tu primer telescopio, lo has sacado del empaque y no sabes por donde partir? Todos los telescopios traen un manual de como ensamblar sus partes, pero a veces nos gustaría saber un poco más de cuál es su función y como usarlas.

Primero antes de pasar al uso del telescopio, explicaremos las partes de un telescopio, si bien hay distintos diseños ópticos y marcas, las piezas principales son similares y cumplen la misma función.

Tubo óptico: Es el telescopio en sí, en un tubo de metal o aluminio en el que esta alojada la óptica de telescopio, la cual ha sido ajustada en fabrica. El tubo óptico tiene el objetivo (Lente en un telescopio refractor o espejo en un telescopio newtoniano) un Enfocador, un porta oculares, soporte para el buscador y las tapas para proteger la óptica. Los telescopios refractores tienen un protector de rocío (Dew Shield) que evita que se condense humedad y/o entre luz parasita a la lente.

Montura y Trípode: Es el sistema mecánico que sostiene el telescopio y permite moverlo para apuntar a distintas partes del cielo. Básicamente las monturas se clasifican en monturas alt-azimutales (movimiento horizontal y vertical) y monturas ecuatoriales (movimiento de acuerdo con las coordenadas celestes Ascensión Recta y Declinación). El trípode conformado por 3 patas que permiten sostener la montura sobre el suelo.


Oculares: Son los lentes que forman la imagen para que pueda ser observada con el ojo humano. Vienen dispuesto un barril de metal que se inserta en la porta oculares del telescopio.

Buscador: Es una mira que permite localizar en el cielo el objeto que se desea observar. Los buscadores se presentan en dos formatos: a) Buscador óptico, son pequeños telescopios refractores de que están provistos de un retículo (dos hilos cruzados que marcan su centro) y b) buscador de puntos rojos o RedDop Point, que consiste en un pequeño led rojo que proyecta un pequeño punto rojo sobre una ventana óptica. Los buscadores deben ser calibrados con el telescopio principal para asegurar su correcta puntería.

Ya conocemos las partes de un telescopio, ahora vamos a los primeros pasos.

 

Enfoque: Los primero es identificar los oculares y buscar el que tenga mayor largo focal, por ejemplo 25 mm. La forma correcta de instalar el ocular en el telescopio es directa en el porta oculares en el caso de un telescopio newtoniano o en el diagonal de un telescopio refractor (importante: si tiene un telescopio refractor y no instala el diagonal lo más probable es que su telescopio no enfoque)
Debajo del porta oculares encontraremos dos ruedas (una a cada lado) este es el ajuste de enfoque, y al girarlo veremos cómo se extiende el tubo de enfoque accionado con una cremallera o con rodamientos.

Es común que un usuario novato extienda el tubo de enfoque al máximo y lo mueva bruscamente de adentro hacia fuera, pero no logrará enfocar. Para aprender a enfocar es mejor partir con luz de día apuntando a un objeto terrestre, un árbol, edificio, cerro, etc., instalar el ocular de medida más larga y comenzar a girar lentamente la rueda de enfoque hasta que veamos que se forma la imagen.

Tomar como referencia el recorrido del tubo de enfoque que se ha estirado, ya que sabremos que a esa distancia enfoca y servirá de referencia.

En el caso de los telescopios reflectores cuando este desenfocado veremos la sombra del espejo secundario, lo cual es normal.

Importante: Cuando un telescopio esta desenfocado y se apunta a estrellas o nebulosas no se verá nada, ya que la luz de dispersa. Por eso muy importante conocer aproximadamente donde enfoca nuestros telescopios con un determinado ocular.

Alineación del buscador. Este pequeño accesorio es muy importante. Cualquiera sea el tipo de buscador que venga en nuestro telescopio debemos alinearlo o colimarlo, para esto debemos fijarnos que nuestro buscador óptico tiene 3 tornillos que se ajustan para cambiar ligeramente la dirección del buscador, por otro lado, los buscadores de puntos rojos tienen dos tornillos que permiten moverlo horizontal y verticalmente respecto a su base.

¿Cómo lo alineamos? Debemos insertar el ocular de mayor medida (mayor largo focal) en nuestro telescopio y moverlo aún objeto fácil de identificar, como un árbol, poste o antena que este lejano.

Una vez que hayamos conseguido ubicar un objeto en nuestro telescopio y lo tengamos centrado, procedemos a mirar por el buscador, lo primero que notaremos es que la marca del buscador no estará sobre el objeto que centramos en el telescopio (lo que es completamente normal porque el telescopio es nuevo).

Debemos ajustar los tornillos del buscador de tal forma que logremos que el retículo o punto rojo quede sobre el objeto que mantenemos centrado en el telescopio. Si durante el ajuste del buscador movemos el telescopio accidentalmente, debemos volver a centrarlo en el mismo objeto y verificar que nuestro buscador este alineado con ese objeto.

¿Todo se ve al revés?
En los buscadores ópticos la imagen se ve invertida, esto es normal por la construcción del sistema óptico. En los telescopios newtonianos también veremos todo invertido o inclinado a un lado, es perfectamente normal, no es que estemos haciendo algo mal. En los telescopios refractores la imagen se ve especular, es decir los objetos que están a la izquierda los veremos a la derecha y viceversa. Esto no afecta en nada a la observación astronómica, en el espacio no hay derecho ni revés. Solo debemos acostumbrarnos a estos efectos para que sea más fácil mover el telescopio.

¿Qué observamos?
Antes de salir al campo con nuestro telescopio bajo un cielo estrellado debemos saber que observar. Para eso aconsejamos consultar un atlas de Astronomía o un software de Astronomía como Stellarieum. Debemos saber reconocer las estrellas principales, las más brillantes que nos servirán de referencia para ubicarlos, las principales constelaciones. También es útil consultar un calendario Lunar para saber a qué hora estará visible y en qué fase si deseamos observar la Luna o en que fechas no estará visible La Luna para planificar observar nebulosas o cúmulos que se ven mejor en cielos más oscuros.

Sobre los planetas, estos están en constante movimiento al orbitar nuestro Sol de la misma forma en que lo hace la Tierra. Esto genera que los Planetas se ubiquen en ciertas fechas en posiciones más favorables para sus observaciones, llamadas oposiciones, durante la oposición y en fechas cercanas a la oposición se obtienen las mejores condiciones para observarlos planetas más brillantes como Marte, Júpiter y Saturno. Los planetas interiores Mercurio y Venus son un poco más difíciles de observar, siempre están cercanos al Sol (atardecer o amanecer) y se busca la fecha que tenga la mayor elongación respecto al Sol.

 

Distribuidor Autorizado

Vacio!!
0